Subscribe:

3/10/12

¿Son ciertos los bulos que corren en internet sobre el Actimel?


Hace ya algún tiempo, llegó a mi correo electrónico la siguiente información:

El ACTIMEL provee al organismo una bacteria llamada L.CASEI. Esta sustancia es generada normalmente por el 98% de los organismos, pero cuando se le suministra externamente por un tiempo prolongado, el cuerpo deja de elaborarla y paulatinamente "olvida" que debe hacer y cómo hacerlo, sobre todo en personas menores a 14 años. 

En realidad, surgió como un medicamento para esas pocas personas que no lo elaboraban, pero ese universo era tan pequeño que el medicamento resultó no rentable; para hacerlo rentable se vendió su patente a empresas alimenticias. 

La Secretaría de Salud (*) obligó a ACTIMEL (La Serenísima) a indicar en su publicidad que el producto no debe consumirse por un tiempo prolongado; y cumplieron, pero en una forma tan sutil que ningún consumidor lo percibe (p.ej. "desafío actimel: consúmalo durante 14 días" o "haga de agosto su actimel"). 

Si una madre decide completar la dieta con ACTIMEL, no percibe ningún aviso sobre su inconveniencia y no ve que puede estar haciendo un daño importante a futuro a causa de las manipulaciones publicitarias para impulsar los negocios”

        Lo primero que tenemos que tener en cuenta cuando recibimos este tipo de información, es que el medio del cual procede no es el más fiable que podemos encontrar, en este caso, una cadena de correos que me mueve por todo el mundo, pidiendo, además que se reenvíe (¿Se tratará en realidad de algún tipo de virus informático, que nosotros, como tontos, hemos ido reenviando a nuestros amigos y conocidos? Snifff….)

         Lo segundo es que en  ningún momento, la “carta” presenta un sello, un identificativo, o hace referencia a algún órgano o institución científica que avale dicha información. Así mismo tampoco presenta ninguna firma ni identificación del redactor o medio de publicación que se haya hecho eco de la noticia (revista, periódico, etc.).

         Lo tercero es que aprovechan la imagen tierna e inocente de los niños para provocar el buen hacer (y preocupación) de las madres por la buena salud y alimentación de sus hijos. Transmite un mensaje confuso y de peligro para los más pequeños de la casa.

        Investigando un poco por internet, descubrí que Danone®, ya harto de todos los ataques que recibía (en Argentina llegaron a aprobar un decreto de ley para suspender la venta de Actimel®, que finalmente se quedó en nada) y para acallar de una vez por todas los rumores, pidió en junio de 2012 un estudio a la AEDN (Asociación Española de Dietista y Nutricionistas) un informe donde la AEDN deja muy claros ciertos puntos:


     Además comenta que: “Teniendo en cuenta lo descrito en la tabla, y tras  haber revisado la bibliografía científica existente acerca del Lactobacillus Casei DN-114 001, así como posibles fuentes que sustenten de forma fidedigna los afirmaciones contenidas en el texto, la AEDN considera que, a excepción de la afirmación “el ACTIMEL provee al organismo una bacteria llamada L.Casei” (1-4), el resto de conceptos descritos en dicho texto son falsos. Tal y como afirma la Organización de Consumidores y Usuarios, se trata de un “bulo” (5).  El análisis de los potenciales efectos beneficiosos derivados del consumo regular de dicho producto (6-17) se aleja del propósito del presente documento, aunque es de destacar que no se han hallado perjuicios asociados a la ingesta de Actimel® o del Lactobacillus Casei DN-114001 en la literatura científica”.

Viendo esto no hay más que decir….



0 comentarios:

Publicar un comentario