Subscribe:

26/6/12

La calabaza



Puré de calabaza
        Aunque hay quienes afirman que es de origen americano, parece ser que esta hortaliza procede de Asia. Antiguamente se cultivaba solo para aprovechar sus semillas, pero, según fueron surgiendo diferentes variedades con más pulpa y un sabor más afrutado, su consumo se fue consolidando en los países de clima templado de todo el mundo. Ahora está de moda, tanto por su color como por su delicioso sabor, aunque no son demasiados los que saben que es un alimento que cuenta con propiedades beneficiosas que ayudan a conservar la salud.

            Las podemos encontrar en el mercado durante todo el año.  Eso sí, al escoger variedades de verano hay que fijarse en que tengan una dimensión media, ya que cuanto más grande más amargo puede ser su sabor. Además, la piel ha de ser brillante, suave y no demasiado dura. En cambio, si se trata de una de las de invierno, la piel debe ser bien gruesa y ha de tener un buen peso en relación con su tamaño.

Otra diferencia que existe entre ellas es que las variedades de invierno, al contener menos agua y una piel más gruesa que les sirve de protección, se conservan durante más tiempo que las de verano. Además, en ambos casos si se mantiene el pedúnculo duran bastante más tiempo porque no pierden tanta humedad, que es lo que provoca su deterioro.

UNA BUENA ALIADA

La calabaza solo aporta entre 17 y 29 kcal por cada 100g. pero, a pesar de que esas son sus principales características, la idea de que esta hortaliza engorda esta muy extendida. Es debido a que se la confunde con la calabaza confitera, de la cual se extrae el cabello de ángel.

Este vegetal contiene una buena cantidad de fibra soluble que produce sensación de saciedad y ejerce un ligero efecto laxante. Además, cuando se consume cocida, sus mucílagos suavizan la mucosa digestiva y alivian la inflamación gástrica e intestinal. Por eso, puede resultar especialmente adecuada para personas que se quejan de tener un estomago delicado o que no digieren bien ciertos alimentos.

Ensalada de calabaza

La calabaza guarda en su interior varias vitaminas y minerales: vitaminas E y C y las del grupo B. En cuanto a los minerales destacan el potasio, fósforo, magnesio, zinc, cobre, calcio e incluso una pequeña cantidad de hierro.

La piel, la vista y las mucosas agradecen tomarlas. Tienen un alto porcentaje de betacarotenos y de licopeno (potentes antioxidantes). Por eso, tomarla con frecuencia contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovascualres, degenerativas y de cáncer, pero también mantiene la salud de la vista, la piel y mucosas.

Junto a todo esto, cabe decir que estimula las defensas, baja el colesterol, previene males circulatorios y ayuda a prevenir la hipertensión, puesto que su potasio la hace especialmente diurética. 

Fuente:  La alimentación que te alarga la vida, RBA, 2012

19/6/12

Cena de tapas Alternativa


Hace unas semanas, plantee una cena de tapas tradicional donde, el aporte medio de la cena para cada comensal (supuse una cena ficticia para 4 personas), fue de 1000 kcal. Al mismo tiempo os propuse plantearos una cena alternativa, mucho más saludable y con menor aporte calórico: Vamos a ver los cambios que podemos hacer para conseguirlo!






Kcal totales de la cena: 541,65

Ya habéis visto como, con unos pequeños cambios, se puede conseguir una cena mucho más variada, equilibrada y saludable