Subscribe:

30/4/12

¿Cómo trabaja un dietista-nutricionista?


Como ya vimos en el Paso 2 (¿Quién es un nutricionista?) de esta misma sección, un d-n es un profesional de la salud, experto en alimentación, dietética y nutrición, con la capacidad de intervenir y modificar la alimentación de una persona o grupo, generalmente por motivos terapéuticos o con otros fines (promoción de la salud, investigación, consejo, educación alimentaria, etc.).

Es muy habitual que, ante una situación en la cual se requiere una bajada de peso, consejo alimentario, control o educación dietética (generalmente por la presencia de una enfermedad que limita la alimentación o ya sea por otros motivos) se busca una ayuda externa que no nos proporciona el sistema sanitario público, como por ejemplo en centros médicos privados, consultas, clínicas, gabinetes, etc. Es decir, hay un sinfín de opciones para buscar una solución al problema existente.

En muchas ocasiones, he podido oír de boca de algunos de mis pacientes como, cuando han visitado alguno de estos lugares, los profesionales que les han atendido únicamente les han preguntado un par de cosas relacionadas con su alimentación, les han pesado y medido, y han sacado una dieta de un cajón. Concluyendo todos ellos el poco tiempo dedicado hacia su persona.

El motivo de esta entrada es para que, VOSOTROS, los lectores que seguís estas publicaciones, sepáis toda la información que os deberían pedir los profesionales que os atienden, en el caso de queráis iniciar una dieta de adelgazamiento (me dirijo a este tipo porque son las más habituales, pero sería la misma información para cualquier otro fin) así como lo hacemos los d-n con nuestros pacientes.

Lo primero y más importante, es crear una historia clínica o anamnesis. Como todos sabréis, la historia clínica es un conjunto de documentos donde aparecen todas y cada una de las afecciones que hemos sufrido desde nuestro nacimiento y que nuestro médico de cabecera tiene guardado y consulta en caso de necesidad. En el caso de nosotros, los d-n, lo utilizamos a modo de “recordatorio” donde anotamos todo aquello que afecta al paciente y que puede modificar su alimentación. Generalmente la anamnesis se divide en una serie de puntos como son:

·         DATOS GENERALES:
-    Los datos personales de nuestro nuevo pacientes (nombre, apellidos, fecha de nacimiento, teléfonos de contacto, estado civil y con quien vive).
-  Necesitamos saber qué enfermedades tiene o ha tenido el paciente: colesterol, hipertensión, diabetes, afecciones cardiacas, digestivas, hormonales, anemia, etc.
-     La medicación que toma y para qué. También si toma suplementos de algún tipo (hierro para la anemia, isoflavonas de soja, vitaminas, minerales, etc. Esto es importante saberlo porque hay medicamentos que comprometen la absorción de algún nutriente, lo ralentizan, eliminan o aumentan.
-   Conocer los antecedentes familiares, es decir, que enfermedades están más presentes en su familia. Esto nos sirve para detectar una posible prevalencia genética de alguna enfermedad y comenzar a prevenirla.

·         DATOS BIOQUIMICOS
-    A continuación, podemos solicitar previamente al paciente, que traiga los resultados de sus últimos análisis para el control específico de algún parámetro, como la glucosa, el colesterol, ácido úrico, etc. Junto con estos datos, podemos solicitar, si el paciente se acuerda, la última medida de la tensión arterial y la existencia de alergias alimentarias.

·         HÁBITOS SALUDABLES
-       En este punto de la entrevista, nuestro paciente deberá proporcionarnos información sobre la práctica de ejercicio (si realiza o no, y cuántas veces a la semana lo realiza y de que tipo), si fuma, con que bebida acompaña la comida (vino o cerveza), cuánta agua bebe, etc.

·         HÁBITOS DIETÉTICOS
Este punto es el más interesante de la entrevista, ya que a partir de lo que nos diga el paciente, sacaremos una serie de ideas sobre cómo orientar la dieta (aquella que mejor se adapte a sus necesidades). Deberemos saber:
-         Si realiza o no todas las comidas del día.
-         Si realiza lista de la compra, quién compra y quién cocina.
-         Cuando siente mayor apetito.
-         Donde come (si en el trabajo o en casa).
-         Cuanto tiempo dispone para desayunar/almorzar/comer/merendar/cenar.
-         Si siente hambre después de comer.
-         Si pica entre horas y qué pica.
-         Cambios alimentarios en el fin de semana.
-         Alimentos preferidos y aquellos que no le gustan
-         Que conocimientos tiene los alimentos más saludables y los que no (dependiendo de la respuesta necesitará mayor o menor educación).
-         Si mastica muy rápido la comida
-         Etc.

·         FRECUENCIA DE CONSUMO DE ALIMENTOS
Al paciente se le proporcionan unas tablas o un test en el que evaluamos cuantas veces ingiere los alimentos de cada uno de los grupos.

·         DIARIO DIETÉTICO
Al paciente se le pide que durante cinco días, como mínimo, apunte todos y cada uno de los alimentos ingeridos. Tres de ellos de lunes a viernes y dos de ellos de fin de semana. Esto nos ayuda a cuantificar las kcal aportadas por la dieta de manera habitual y los cambios (bruscos si exisiten) que suceden los fines de semana.

·         DATOS ANTROPOMÉTRICOS
La medida de los datos antropométricos, perímetros y pliegues constituye la última fase del proceso de la entrevista. En esta parte se evalúa:
-         El peso que quiere perder el paciente y el motivo.
-         El peso habitual y el deseado.
-         El grado de motivación que presenta.
-         Las variaciones de peso.
-       Si ha realizado previamente dietas de adelgazamiento: como le han ido y si ha conseguido su objetivo.
-         IMC

A continuación se procede a pesar, tallar y medir al paciente. Esta fase se realiza según los materiales que posea el d-n, como un lipocalibrador o un sistema de bioimpedancia.

Como habéis podido comprobar, la realización de este tipo de entrevista tan profunda, es un proceso largo que requiere de tiempo y esfuerzo, tanto por parte del d-n como del paciente, pero ese tiempo empleado en conocer al paciente, es absolutamente necesario y vital para saber sus necesidades y como adaptar la dieta que necesita a su persona y su vida (tanto familiar como laboral). Generalmente después de estos datos, los d-n evaluamos y analizamos estos datos y citamos al paciente días después para darle su dieta.

 Por desgracia, este tipo de dietas difícilmente se ven actualmente, más bien son todo lo contrario. Suelen durar entre 15-25 min como máximo y dan lugar al desconocimiento de muchos de estos datos. Esto tiene como consecuencia la obtención de dietas que no están hechas para el paciente en concreto (son dietas neutras, que valen para cualquier persona y que se sacan de un cajón al momento) y, como consecuencia, su abandono temprano por no poder mantenerlas más de determinado tiempo.


Ahora que ya sabéis qué hace falta para la realización de una dieta de manera completa (con toda esta información elemental), podéis solicitarle al profesional que vayáis a consultar que tenga en cuenta cada uno de estos puntos.



27/4/12

Las espinacas


Parece que ninguna verdura goza de tanta popularidad gracias a Popeye, el famoso marinero de las revistas y series de dibujos animadas, que debía toda su descomunal fuerza a las espinacas que consumía en conserva.

Como en todas las hortalizas de hoja, la espinaca tiene un bajo contenido calórico. En cambio resulta importante su contenido en vitaminas, valiosos minerales en forma de sales, clorofila, oligoelementos y enzimas.

Esta sabrosa hortaliza de hoja es rica en calcio, fosforo y azufre. Con solo estos tres factores ocuparía ya un lugar destacado en la nutrición humana. Pero lo mas importante es otra cosa: la espinaca ofrece una combinación ideal de toda la mejor farmacopea que reconocemos como necesaria y eficaz para la hematopoyesis (proceso de formación de la sangre que tiene lugar en la medula ósea roja de los huesos), esto es: arsénico (0,009 mg por 100g), cobre (0,1 mg en 100g), yodo, hierro (3 mg en 100g), vitamina C y clorofila, que es químicamente muy parecida a la hemoglobina humana.

Si el contenido proteico parece cuantitativamente insignificante, hay que señalar que no lo es tanto, pues se trata de una proteína de gran valor. Además existen diferencias entre las hojas tiernas, aun poco desarrolladas, y las otras más grandes y viejas, que superan claramente a las tiernas en la composición de proteínas. Contienen aminoácidos esenciales, mientras que las menores y más tiernas, presentan un contenido de aminoácidos en general mayor. Así que se deberían tomar tanto hojas jóvenes como tiernas.

Es importante tener en cuenta el tipo de cultivo que se realice

El abono de los cultivos es esencial para el contenido de nutrientes que presentará la espinaca. Aportes progresivos de fosfato dan lugar a un fuerte incremento de la cosecha, pero su contenido de prótidos y caroteno no aumenta, mientras que el de vitamina C se reduce cada vez más con el incremento de dichas aportaciones.

El aumento del aporte de fosfato tiene como consecuencia un gran incremento de fosfato y sodio en las hojas. Esto no es conveniente. Al mismo tiempo, descienden considerablemente los valores de potasio, calcio, magnesio y azufre. Así pues, la espinaca “de crecimiento acelerado” muestra una serie de propiedades de valor disminuido. Por lo tanto ya sabéis, ¡la calidad está por encima de la cantidad!


Usos dietoterapeúticos

El jugo de espinacas ha demostrado su eficacia en el tratamiento de muchas anemias, destacando en la anemia hipocrómica, para acelerar el proceso de reposición de la sangre después de operaciones, así como en hemorragias internas declaradas u ocultas.

Como además los componentes básicos sobrepasan los ácidos, así, con una alimentación abundante en espinacas, la orina tiende (siempre que no se consuman alimentos que proporciones acidez, como la carne, pescados, huevos, avellanas, nueces o cereales) a ser básica, que es la que se busca en las enfermedades para la desintoxicación, evacuación y expulsión de sal.

Ensalada de espinaca con queso fresco y tomate

Contiene vitamina A en cantidad notable, una vitamina que proporciona protección para la piel y mucosas, que ni siquiera pierde por cocción, evaporización o conservación. No deberá tampoco menospreciarse el contenido en vitaminas B y C.

Ahora bien, es necesario tener presente que no conviene tomar leche y espinacas en una misma comida, pues en tal caso el calcio de la leche queda inutilizado por el ácido oxálico de las espinacas.
No podemos olvidar también su utilización para los eccemas, estreñimiento, deficiencia funcional de grandes glándulas digestivas (hígado y páncreas), tuberculosis y enfermedades carenciales.

Como la espinaca no solo posee virtudes curativas, sino también profilácticas, le concederemos el puesto que merece en la cocina y la emplearemos tan frecuentemente como sea posible en forma fresca, utilizando el caldo para no perder ninguna de sus propiedades.

24/4/12

Cosas a tener en cuenta antes de ponerse a dieta


Ponerse a dieta nunca es tarea fácil. Podéis pensar que en muchas ocasiones queremos adelgazar por simples motivos estéticos, pero la realidad es que el inicio de la mayoría de las dietas coincide cuando el médico pone el grito en el cielo viendo que el sobrepeso u obesidad de sus pacientes es alarmante. Es en este momento cuando te das cuenta de la gravedad de la situación y decides ponerte en serio y entonces te planteas: ¿Qué dieta hago?, ¿Voy a pasar mucha hambre?, ¿Voy a poder comer de todo?, ¿Tengo que comer pechuga y lechuga durante meses, con lo que me gusta a mí comer? y ¿¡Qué hago!?

A continuación te daré una serie de consejos que deberás tener en cuenta  antes de iniciar una dieta de adelgazamiento, ya que la restricción calórica de la alimentación no es lo único que cuenta:

·Olvídate de las dietas milagro. Está demostrado que este tipo de dietas son inservibles y que el 80% de la población que las sigue consigue recuperar su peso al cabo del tiempo e incluso superarlo.


·Planteate realizar una dieta adecuada, equilibrada, variada y suficiente. Si te estás preguntando si esto es posible, la respuesta es . Las dietas no tienen por qué ser monótonas o aburridas y tampoco tienen porque prohibir ningún grupo de alimentos. Este tipo de dietas, restrictivas y muy hipocalóricas, son consideradas como “fraudulentas” y por lo general muy agresivas. Este tipo de dietas se caracteriza por la prohibición de ingerir alimentos de determinados grupos mientras que menosprecia a otros, junto con la promesa de una perdida rápida de peso sin ningún tipo de esfuerzo.   


·El sueño, como mínimo, de 8 horas. Mientras hacemos una dieta para adelgazar, dormir durante toda la noche hace que se pierda más cantidad de grasa. Concretamente, si reducimos nuestro sueño a sólo 5,5 horas perdemos el mismo peso que tras un sueño de 8,5 horas, pero la quema de grasas se reduce a la mitad.

·Si comes no navegues. Comer delante de la pantalla de un videojuego o trabajando con el ordenador puede aumentar nuestro apetito a lo largo del día, fomentando el sobrepeso.


· Los peligros de tomar sólo proteínas. La Asociación Española de Dietistas y Nutricionistas desaconseja encarecidamente el “método” o “dieta” de adelgazamiento propuesto por Pierre Dukan ya que no existen pruebas que sustenten que una dieta con un mayor contenido en proteínas ayude a la pérdida de peso y el consumo prolongado de dietas pobres en carbohidratos y ricas en proteínas se asocia con un incremento en la mortalidad.

·¿Rápido o lento? Comer rápido, en comparación con hacerlo lentamente, reduce la segregación de unas hormonas que provocan la sensación de estar “lleno”. La reducción de dichas hormonas nos llevaría a comer en exceso y, por lo tanto, a engordar.

·Atentos a las etiquetas. Leer las etiquetas de los alimentos que compramos nos ayuda a perder peso, ya que a través de ellas somos conscientes de la cantidad de grasas y otros componentes que contienen los alimentos.

·Contra los antojos, imaginación. Ante el deseo de comer chocolate, dulces y productos snacks, imaginarse tomando grandes cantidades de estos productos puede ser suficiente para calmar el apetito. Aparentemente aparecen sensaciones de agobio y malestar al pensar en tanta cantidad de comida.


· Bebe agua. Beber dos tazas de agua antes de comer ayuda a perder peso y combatir la obesidad. Su efecto se produce por el efecto saciante que produce al ocupar una gran parte del estómago. Es una medida temporal ya que un estómago vació de alimentos, vacía su contenido de liquido en cuestión minutos, minutos que podemos aprovechar para disminuir el volumen de la ración. 


Y lo más importante, no te olvides de planificar una pauta diaria de ejercicio o actividad física, de al menos 30 min.

Recuerda que: La efectividad de una dieta consiste en el autoaprendizaje propio que qué debo comer, cómo debo cocinarlo y cómo identificar la señal de saciedad. Esto solo se consigue a través de una educación alimentaria llevada a cabo por un profesional de la nutrición.

22/4/12

Conoce a un nutricionista


  Un dietista-nutricionista según la Conferencia de Consenso del Perfil Profesional del Diplomado en Nutrición Humana y Dietética: es un profesional de la salud, con titulación universitaria, reconocido como un experto en alimentación, nutrición y dietética, con capacidad para intervenir en la alimentación de una persona o grupo, desde los siguientes ámbitos de actuación: la nutrición en la salud y en la enfermedad, el consejo dietético, la investigación y la docencia, la salud pública desde los organismos gubernamentales, las empresas del sector de la alimentación, la restauración colectiva y social.

Además, junto con esta definición podemos encontrar muchas otras como son las siguientes:

Según la European Federation of the Associations of Dietitians (EFAD 2005): el dietista es una persona cualificada y legalmente reconocida para poder aconsejar una buena alimentación, tanto para grupos de personas o de individuos en buen estado de salud, como de los que necesitan un régimen terapéutico.

Según la Ley de Ordenación de la Profesiones Sanitarias (LOPS 2003), artículo 7 punto g): los diplomados universitarios en Nutrición Humana y Dietética desarrollan actividades orientadas a la alimentación de la persona o de grupos de personas, adecuadas a las necesidades fisiológicas y, en su caso, patológicas de las mismas, y de acuerdo con los principios de prevención y salud pública.

Definir las funciones que puede ejercer un d-n es imprescindible para que los lectores podáis haceros una idea (y os pongáis en situación) de los ámbitos en los que podemos actuar, dado que muchos de vosotros poco conocéis de nuestra profesión. La Ley nos legitima a realizar todas y cada una de las actividades y trabajos mencionados anteriormente, siendo nosotros los encargados únicos de realizarlas, y NO cualquier otro profesional, pudiendo así incurrir en un hecho de intrusismo laboral.

Como profesión sanitaria, en septiembre de 2011 se publicó el “Código Deontológico de la profesión de Dietista-Nutricionista” donde se establecen y manifiestan los estándares de conducta, que actualmente se denominan “buenas practicas”. Se trata, en otras palabras, de una declaración de principios aplicados a todos los Diplomados y Graduados en Nutrición Humana y Dietética, que debemos aceptar y cumplir.

En el podemos encontrar que: el dietista-nutricionista ejercerá con Responsabilidad, Profesionalidad, Solidaridad, Respeto, Cooperación y Legalidad, de manera honesta, íntegra y equitativa, para mejorar la salud y/o la calidad de vida del individuo o de la sociedad:
  •  Siendo competente, objetivo y honesto en sus acciones.
  • Respetando a todas las personas y sus necesidades.
  • Colaborando con otros profesionales.
  •  Intentando conseguir que la población alcance un estado nutricional óptimo.
  • Respetando siempre los principios de beneficencia y no maleficencia, de        autonomía y justicia.
  •  Cumpliendo el Código de Buenas Prácticas en materia de Nutrición Humana y Dietética.
Algunos puntos interesantes a destacar en nuestro Código Deontológico serían los siguientes:

  •     Dirigirá su labor profesional al servicio de la salud, considerando la salud, la protección y el bienestar del público en todo momento.
  •     Participará en la promoción y mantenimiento de la salud integral y en la prevención y tratamiento de trastornos y patologías alimentarias/nutricionales.
  •      Ejercerá su profesión con integridad, responsabilidad, honradez, justicia, imparcialidad y dignidad respetando las necesidades y los valores específicos de los individuos.
  •      No se involucrará en prácticas o comunicaciones fraudulentas o engañosas.
  •       Acreditará siempre su cualificación profesional así como su función específica en cualquiera que sea su ámbito de actuación como profesional en nutrición humana y dietética.
  •       Informará al cliente/paciente del tratamiento dietético que va a adoptar, de acuerdo con su capacidad de comprensión.
  •      Proporcionará información suficiente y apropiada para permitir a los clientes, pacientes y otros poder tomar sus propias decisiones.
  •       Guardará rigurosamente el secreto profesional.
  •       Respetará el derecho de los clientes/pacientes a escoger a su Dietista-Nutricionista.
  •       Desarrollará la práctica de la nutrición y la dietética basada en la evidencia científica.
  •      Garantizará siempre su competencia profesional con la formación académica reglada, así como con la actualización de sus conocimientos y destrezas.
  •  Presentará fielmente las cualificaciones y credenciales profesionales de Diplomado/Graduado en Nutrición Humana y Dietética cuando le sea requerido, de acuerdo con la legalidad vigente.
  •       Presentará información fiable y fundamentada.
  •       Se vinculará profesionalmente al Colegio y, en caso de no existir Colegio Profesional a la Asociación Profesional correspondiente de su ámbito de actuación geográfica.
  •      Permitirá el uso de su nombre para certificar los servicios de dietética proporcionados, sólo si los ha realizado o ha supervisado la prestación de dichos servicios.
  •     Demostrará respeto hacia los valores, derechos, conocimientos y habilidades de sus colegas y de otros profesionales.

Ahora ya sabes un poco más como se desarrolla el trabajo de un d-n y cuales son las leyes éticas que nos rigen, tienes la información suficiente para escoger, de forma libre, al profesional que mejor pueda ayudarte a conseguir tus objetivos. 
Por si necesitas más información también puedes ver este vídeo donde se resume lo anteriormente expuesto:


12/4/12

Col de Bruselas


Las coles de Bruselas o repollitos son las yemas que se forman a lo largo del tronco de la planta, en las axilas de sus escasas y distantes hojas.

corona-coles-de-bruselasSe les llama repollitos debido a que su aspecto es completamente igual al de los repollos, pero de un tamaño diminuto.

España se cuenta como uno de los países grandes productores de coles de Bruselas, juntamente con Gran Bretaña, Países Bajos, Italia y Francia.

Por su resistencia y gran productividad, esta diminuta col se ha convertido en una de las verduras más empleadas, pues además resulta fácil de preparar y sus virtudes dietéticas van siendo cada día más conocidas.

A finales de otoño y en invierno es cuando aparece en los mercados, pero la podemos encontrar siempre y en todas partes en conserva o congelada.

No solo es una de las hortalizas más exquisitas, es además muy digestible y rica en valiosos nutrientes. Contiene un 4,4 % de proteína vegetal de gran valor, poco sodio, pero mucho potasio, mucho hierro, vitamina B1 y mucha vitamina C (104mg). Las vitaminas A, B2, B6, B3, E y K, no se hallan en una proporción muy destacable, sin embargo, se hallan presentes, y por tanto, han de tenerse en cuenta. Todas estas sustancias resultan especialmente provechosas en invierno. Su contenido en agua, como el de todas las coles, se sitúa en torno al 90%.

Como la col común, la col de Bruselas también puede aguantar alguna helada. En ese caso el tejido celular se ablanda, y debido al aumento del contenido en azúcar, pierde bastante sabor áspero. Pero una fuerte helada disminuiría el contenido de vitamina C. Después de la cosecha, las coles de Bruselas no se deben guardar durante mucho tiempo.

Por su gran valor nutritivo y profiláctico, demos de consumir esta pequeña pero deliciosa col tan a menudo como podamos a finales de otoño y durante el invierno, cuando la encontramos en su sazón en los mercados.

Ciertamente la col de Bruselas es un adorno para muchos platos, pero no hemos de olvidar que es mucho más que eso, pues es un alimento de múltiples virtudes, como las demás coles.


Siempre que podamos hemos de tomarla fresca, cocinada de modo sencillo, preferiblemente al vapor. Mas aun, si queremos beneficiarnos íntegramente de sus virtudes alimenticias y profilácticas, debemos comerla cruda, en ensaladas o como acompañamiento de platos cocinados, lo cual estará especialmente indicado cuando las coles sean bien tiernas. También existe la posibilidad de comprarla en conserva o congelada, lo que supone una ventaja para el cocinero, ya que le facilita su labor en la elaboración de muchos platos, pero no debemos olvidar que ésta no es la mejor manera de consumirla, y debería hacerse solo en las épocas del año en que no se puede encontrar fresca. 

11/4/12

Col común


              La col común llamada también simplemente col o berza, ocupa una posición de primer rango entre las coles.

        Es, en muchos países, la reina de las coles y de las verduras, y no por su precio precisamente. A las muchas y muy notables virtudes salutíferas de esta planta se une la no despreciable virtud de que su precio suele ser de los mas bajos entre las hortalizas, en todos los mercados de los países templados y frios. Esto, sin duda, se debe a lo fácil que su cultivo resulta y a su gran productividad.

         Aunque algunas variedades de cultivo de la acol común, debido a su rusticidad, se emplean tan solo como forraje, hay otras mucho mas finas y suaves, que satisfacen incluso a los paladares exigentes.

            Por supuesto, en la actualidad se pueden conseguir hojas de col congeladas y libres de nervaduras, durante todo el año.

         El calificativo de común no se puede aplicar a su contenido de sustancias nutritivas y principios activos, que son superiores al de otras coles. En este sentido, desde luego, es la reina.
       Las hojas son ricas en clorofila, el pigmento vegetal verde, y por ello también en magnesio, que constituye el componente central de la molecula de clorofila, los otros minerales también están presentes en abundancia, especialmente potasio, calcio y magnesio.

            Sus valores vitamínicos sobrepasan en su mayor parte a los de las otras coles; sobre todo, es considerable el contenido en vitamina A y C. se puede comparar con la espinaca y la acelga. Se podría decir que, si faltan la espinaca y la acelga, la col común puede reemplazar perfectamente.

            El espectro de principios activos muestra el gran valor de esta col para la alimentación infantil. El abundante contenido de potasio se puede aprovechar dietéticamente para la eliminación de agua en el estasis circulatorio y otras hinchazones edematosas.

            Su sabor, algo fuerte, se suaviza aliñándola con aceite, preferentemente de oliva, lo que se debería hacer después de hervirla al vapor. La vitamina A se asimila mejor cuando se acompaña de una grasa.

            Debido a la dura consistencia de las hojas, la col común no resulta adecuada para comer en crudo. Los brotes de la col que salen al comiendo de la primavera, tras la cosecha, en los tallos que han quedado, se preparan, como primera verdura, igual que la espinaca. 

3/4/12

Col blanca


                La col blanca es un alimento muy popular y, gracias a sus buenas condiciones para el almacenamiento, se puede disponer de ella durante todo el año. Como alguna otra col, tienen una contextura celular algo dura. Por eso se ha creído durante mucho tiempo que las coles no son convenientes para pacientes con afecciones gastrointestinales. Hoy se puede decir más bien lo contrario, tras haber reconocido el gran poder profiláctico y terapéutico de la las llamas sustancias de lastre (fibra vegetal y celulosa).

            Precisamente, esas duras estructuras fibrosas nos obligan a masticar y ensalivar detenidamente. La dentadura salival, la función masticadora, la secreción salival, la percepción del gusto y la acción refleja de la boca sobre los órganos digestivos mas profundos, se potencian de ese modo, con ello se produce un estimulo de la función intestinal, así como de la del páncreas y del hígado.

        Además, se activa la movilidad intestinal, por lo que, al cabo de un tiempo, un estreñimiento crónico puede desaparecer completamente y la diverticulosis intestinal puede mejorar. Al principio se puede tomar también con fermentada (chucrut).

            Como la col blanca es pobre en sodio y rica en potasio, puede eliminar de los tejidos cantidades superfluas de agua provocadas, sobre todo, por el abuso de sal común. Para ello resulta mas efectiva en estado crudo.

            Gracias a la escasez de glúcidos y de calorías, la col blanca, preparada de las mas diversas formas, se adpta a la dieta para diabéticos y obesos.

            También destaca el contenido en yodo, de 5,2 µg por cada 100g. La col blanca es beneficiosa en algunos casos de hipotiroidismo. Sin embargo, hay que pedir consejo al médico para saber si se debe prescindir de las coles que contienen yodo. El régimen crudo puede ser también en este caso un importante factor terapéutico.

            La col blanca, como la lombarda, se pueden emplear culinariamente, sola o combinada de distintas formas, como alimento crudo. En este caso debe ser rallada lo más fina posible.
            La elaboración como verdura cocida, sola o con patatas, tomates, zanahorias u otras hortalizas, y añadiendo los condimentos correspondientes, es familiar a cualquier ama de casa.